Publicado 12 de junio de 2014 por admin

Cuando vayas a Ikea, puedes hacerlo de dos maneras: planearlo todo desde casa o ir a la aventura. La primera opción es más recomendada y te ahorrará tiempo y dolores de cabeza, pero la segunda es más divertida, por aquello de discutir con tu pareja en medio de un salón lleno de gente.

Desde Malco Rent a Car, recomendamos que entres en la web de Ikea (www.ikea.com) para ver los artículos que tienen y para descargarte su catálogo. Ahí verás las medidas de los muebles. Dependiendo de lo grande que sean las piezas, necesitarás una furgoneta u otra. Normalmente, nuestros clientes alquilan la Volkswagen Transporter. Tiene 2,40 metros de largo x 1,41 metros de alto y 1,72 metros de ancho. Además, carga hasta 800 kg. Pero si necesitas llevar piezas demasiado largas o demasiado pesadas, puedes alquilar la Volkswagen Crafter. Tiene 3,30 metros de largo x 1,94 metros de alto y 1,74 metros de ancho. Además, carga hasta 1400 kg.

Desde Malco Rent a Car, recomendamos consultar la disponibilidad antes de hacer el viaje, no sea que justo ese Ikea no tenga el modelo exacto que estás buscando y tengas que conformarte con otro o volver con las manos y la furgoneta vacías.

Cuando llegues al parking de Ikea, no te obsesiones con aparcar cerca de la entrada, es donde quieren aparcar todos y suele haber poco espacio para cargar la compra. Además, te dejan sacar los carros, así que no te preocupes si aparcas la furgoneta un poco lejos.

Una vez dentro de la tienda, coge lápiz y lista de la compra para apuntar y una regla de papel para medir. Todo ello lo encontrarás en el mostrador de la entrada y, si no quedan, pregúntale a cualquier dependiente. En el suelo verás unas flechas que indican el recorrido que has de seguir para no perderte nada: salón, almacenaje, despacho, cocina, dormitorio, baño y habitación de los niños. Hablando de niños, si vas con alguno y crees que va a dar mucho la lata, en Ikea tienen zonas de juego supervisadas donde cuidan de ellos el tiempo que estés comprando, con sus juguetes, sus biberones y menús infantiles.

Antes de comenzar el recorrido, asegúrate de haber cogido lo que te decíamos antes: lápiz, lista y regla. También puedes coger una bolsa amarilla o azul (las hay de ambos colores) que suele venir bien para llevar servilletas y cosas de poco peso. Recuerda que todo lo que hay a la vista en la planta de exposición está como decoración y no puedes llevártelo. Si presentas un artículo de la planta de exposición en la caja, no te lo podrán cobrar y tendrás que devolverlo. Los artículos que realmente compras están en la planta baja, ya empaquetados y embalados, para que puedas llevártelos a casa más cómodamente.

En Ikea, ves lo que te gusta y lo anotas en la lista de la compra. Cada artículo tiene un número de referencia en el que se indica en qué pasillo y en qué estantería del almacén se encuentra. Cuando hayas encontrado el artículo que estabas buscando o simplemente veas algo que te gusta, anota la referencia y, cuando bajes al almacén, llévatelo en su paquete, caja o envoltorio correspondiente. En el almacén hay más bolsas, carritos como los del súper y carros para transportar piezas largas. Todos funcionan sin monedas y siempre hay disponibles. Así que cuando acabes tu recorrido y hayas anotado la referencia de todo lo que te gusta, baja al almacén, coge un carro y corre a por los artículos (estarán en el pasillo y estantería que indica su referencia).

En cada sección del recorrido encontrarás un punto de información con un dependiente especializado que atenderá tus dudas. ¿Esto lo tienes también en negro? ¿Qué funda va con esta almohada? ¿No tenéis uno como este pero más grande? Cualquier consulta, ellos te ayudarán.

Cuando vayas a pagar, verás que hay dos tipos de cajas: las de toda la vida con su cajera, su pistola para leer los códigos de barra y demás; y otra con una pistola y un ordenador. Si prefieres la primera, colocas todos los artículos sobre la cinta transportadora y la cajera los irá sumando a la lista. Los más grandes y pesados no hace falta que los levantes, la cajera sale y los lee con su pistola. Luego puedes pagar en efectivo o con tarjeta y la cajera te ofrecerá alguna tarjeta de descuento por si piensas volver pronto. Si escoges la otra caja, eres tú mismo quien escanea los códigos de barra con la pistola y pasa la tarjeta para pagar (importante, en esta caja no puedes pagar en efectivo). Básicamente, haces el trabajo de la cajera.

Ahora solo te queda llevar la compra hasta tu furgoneta de Malco Rent a Car. Ten cuidado con los carros, algunos tienen las ruedas algo torcidas… La salida es amplia, así que no tendrás problema a la hora de pasar con los artículos. Deja el carro junto a la furgoneta y carga primero las piezas más pesadas para luego ir colocando sobre ellas las que menos pesen. Las bolsas caben en cualquier sitio, así que te recomendamos que las dejes para el final.

Antes de arrancar, vuelve a por los niños, que te los has dejado en la zona infantil. Si estás cansado/a para iniciar el viaje de vuelta, en Ikea hay una zona de descanso donde puedes comer y beber algo. También venden alimentos típicos suecos, date una vuelta a ver si te gusta algo.

 

Reservas y Consultas
 964 53 87 52
Reservas y Consultas 964 53 87 52